El Corán (punto de vista musulmán)




La revelación del Sagrado Corán, la escritura sagrada del Islam, comenzó hacia el año 610 d.C., durante una de las meditaciones que el Profeta (saws) solía llevar a cabo en la cueva de Hira, en el Jabal Nur. El Ángel Gabriel se le apareció y le ordenó: "Lee, en el Nombre de tu Señor, que creó al hombre a partir de un coágulo de sangre. Lee, pues tu Señor es el más Generoso, y enseña al hombre, mediante la pluma, aquello que no sabe." La Revelación, en lengua árabe, se extendió durante un periodo largo de tiempo, y dirige las acciones y respuestas del Profeta (saws) durante el periodo protoislámico. Ya durante este periodo de revelación empieza a guardarse el Corán por escrito, aunque no será hasta más tarde que se haga lo propio con la totalidad del Libro. El Sagrado Corán es una revelación primaria, es decir, es palabra por palabra y letra por letra, obra de Dios, y no una 'inspiración' humana, como ocurre con las escrituras del Judaísmo y el Cristianismo, por ejemplo. También a diferencia de las escrituras del Judaísmo y el Cristianismo, que han sido traducidas, editadas, y adaptadas, proceso que aún hoy en día continúa, Dios ha preservado al Sagrado Corán de sufrir el más mínimo cambio desde su revelación. Asimismo, esa condición de obra divina hace inservibles las traducciones a efectos litúrgicos. El Sagrado Corán es, en el Islam, la fuente primaria de la doctrina y del derecho, siendo los Hadices, o Tradiciones Proféticas, y la Sunna o ejemplo del Profeta (saws) las fuentes secundarias. El texto del Sagrado Corán se divide en 114 suras o azoras, colocadas de manera que da precedencia a las más largas sobre las más cortas. Estas suras pueden clasificarse por el lugar en que fueron reveladas: Meca o Medina. Las primeras, más poéticas, suelen transmitir una poderosa sensación al oyente, por cuanto hablan de la relación del mundo con Dios, en tanto que las de Medina suelen más bien contener legislación. Estas suras se dividen, a su vez en versículos (ayat, o aleyas), teniendo el Sagrado Corán, en su totalidad, unos 6.700 versículos. Se ha hablado mucho sobre la 'compatibilidad' entre las afirmaciones de la ciencia moderna y el Corán como signo que vendría a confirmar la autenticidad de éste. Sin embargo, la ciencia cambia de parecer todos los días, en tanto que el Sagrado Corán es inmutable, por lo que no conviene dar demasiada importancia a esas coincidencias: la mejor prueba de la autenticidad del Corán es el Corán mismo, y no su coincidencia con aspectos mutables de nuestra existencia. Un signo más permanente sería quizá el conocimiento que el Creador demuestra en el Sagrado Corán de su criatura, el hombre: ningún ser humano escribiría de la humanidad lo que de ella se dice en el Sagrado Corán. Otro signo es el hecho de que Dios haya protegido al Corán de todo cambio. Por todo lo dicho resulta evidente la importancia del Sagrado Corán para los musulmanes, mucho mayor relativamente que las de otras religiones. Por ello su lectura resulta fundamental también para que el no musulmán pueda comprender el Islam.
Dice el sagrado Coran:"Tenéis un noble ejemplo en el Mensajero (el Profeta Muhammad)." (Corán, XXXIII, 21). Así pues, como segunda fuente de doctrina y del derecho, tiene el Islam a los Hadices, o Tradiciones Proféticas, todo aquello que consta como dicho o hecho por el Santo Profeta Muhammad (saws), y que nos ha llegado a través de sus Compañeros. Los Hadices se dividen en dos clases: los Hadiz Qudsi, en los que Dios es quien pone el significado, pero las palabras son del Santo Profeta Muhammad (saws)(esto los diferencia del Corán, en el que tanto las palabras como el sentido del texto son obra de Allah, swt), y los Hadiz Sharif, donde tanto el significado como las palabras son del Profeta (saws). En su conjunto, los hadices complementan al Sagrado Corán, explicando o aclarando su sentido, y también fijan normas de conducta de todo tipo: social, económico, e incluso cotidiano, ya que el Islam, como ya hemos dicho, abarca todos los aspectos de nuestra existencia. Hay seis recopilaciones de Hadices, de las que las más conocidas son el Sahih de Bujari, y el Sahih de Muslim. Otras colecciones menores pero importantes incluyen "Los Cuarenta Hadices", de Nawawi, considerados esenciales. La validez de un **hadiz** depende de su cadena de transmisión, es decir, de la fiabilidad de las personas a través de las cuales ha llegado desde el Santo Profeta Muhammad (saws) hasta el compilador.
external image quran.jpg






Fragmento del Coran





El Coran (punto de vista occidental)


Similitudes entre el Coran y la Bíblia
El Corán retoma las historias de muchos de los personajes y eventos que aparecen en los libros sagrados de los judíos y los cristianos (La Torá, La Biblia) y la literatura devocional (Los libros apócrifos y el Midrash), aunque difiere en muchos detalles. Ciertos personajes bíblicos muy bien conocidos, como Adán, Noé, Abraham, Moisés, Juan el Bautista y Jesús son mencionados en el Corán como Profeta del Islam. Los musulmanes se explican las diferencias y las similitudes entre el Corán y los textos cristianos y judíos afirmando que estos están corruptos y que solo el Corán conserva la versión correcta.

Explicación y origenes del corán
Las variedades más extendidas de la teología musulmana consideran que el Corán es eterno y que no fue creado. Tomando en cuenta que los musulmanes creen que figuras bíblicas tales como Moisés y Jesús predicaron el islam, la doctrina de una revelación inmutable y no creada implica que las contradicciones que se dan entre los textos más antiguos (la Torá y la Biblia) y el Corán se deben a que los primeros fueron objeto de la corrupción humana.
Entre las razones ofrecidas por la crítica de la doctrina del Corán eterno se encuentra su implicación en el tawhid, o la unidad de Dios. El pensamiento de que el Corán es la palabra eterna y no creada de Alá y que siempre ha existido junto a Él podría llevar a pensar en un concepto plural de la naturaleza de Dios (lo cual podría conducir a lo que los musulmanes consideran el pecado de shirk o idolatría, de la asociación de una cosa con Dios). Preocupados de que esta interpretación parezca hacer eco del concepto cristiano de la Palabra eterna de Dios logos, algunos musulmanes, y particularmente los mu'tazilíes han rechazado la noción de la eternidad del Corán.


formato del coran

El Corán consiste en 114 azoras (capítulos) compuestas a su vez por un total de 6.236 aleyas (versos) dejando por fuera 112 de los 113 bizmillas con que empiezan las azoras pues son idénticos ("En el nombre de Dios, el Compasivo y Misericordioso") y, por lo general, se dejan sin enumerar. De manera alternativa, se pueden incluir los bizmillas en el conteo de los versos, lo cual arroja un número de 6.348 aleyas. El número exacto de aleyas ha sido discutido, no por una disputa relativa al contenido del Corán sino debido a los métodos de conteo. Varios "musulmanes de El Corán original" han rechazado dos versos del Corán por considerarlos espurios y trabajan con la suma de 6.346). Por lo general, los musulmanes no se refieren a las azoras por sus números sino por un nombre derivado del texto de cada azora. Las azoras no están dispuestas en orden cronológico (en el orden en el que los estudiosos islámicos suponen que fueron reveladas) sino que están ordenadas según el tamaño, aunque no de manera exacta; también se cree que este método es de inspiración divina. Luego de una breve introducción, aparece en el Corán la azora más larga y el texto concluye con las más cortas. Se dice que hay aproximadamente 77.639 letras en el texto.


external image ka1.jpg

-Los islamistas tienen que ir una vez en su vida a la meca

el corán explica la vida de mahoma.
podemos encontrar informaión en este enlace: mahoma